Todo sobre Peeling

Estamos en invierno y, según los especialistas, es la mejor época para invertir en peelings. Como yo viví la experiencia hace poquito (fue el primero de mi vida) vengo a contarles todo y a aclarar la mayor cantidad de dudas posibles.

 

¿Qué es el peeling?

El peeling químico es una exfoliación por medio de ácidos que promueve la renovación celular y, por lo general, deriva en una descamación de las capas superficiales de la piel, para que éstas sean sustituídas por otras nuevas de mejor calidad. Los hay cosmetológicos y dermatológicos, siendo estos últimos, en general, más profundos.

Tipos de ácidos

Existen diferentes ácidos que se utilizan en los peelings para tratar las necesidades o las problemáticas puntuales de cada piel. Los alfahidroxiácidos (AHA) son los más usados para tratar manchas y arrugas en pieles secas o normales, ya que son hidrosolubles. Los betahidroxiácidos (BHA) penetran en pieles seborreicas o muy oleosas; por eso, son más efectivos en el tratamiento de acné inflamatorio. Los polihidroxiácidos (PHA) son hidratantes, antioxidantes y no irritan. Éstos tienen peso molecular mayor que los AHA, lo que produce una menor penetración en la piel y, por lo tanto, menor descamación e irritación.
Lo importante acá es confiar en el profesional que lo vaya a efectuar, esa persona sabrá qué ácido es el mejor para cada caso. Algunos de ellos son:

  • ÁCIDO LACTOBIÓNICO: PHA. Es un ácido suave que se caracteriza por aportar más luminosidad, humectar y mejorar el aspecto de la piel. Produce una descamación muy sutil casi imperceptible (fue el que usaron en mi, por ser el más recomendado para mi caso y no noté descamación, solamente la piel con más necesidad de hidratación) y promueve la firmeza de la piel, por su característica antioxidante.
    Es ideal para pieles muy sensibles, para aquellas que no tienen nada puntual por tratar o para hacerlo antes de un evento especial. En mi experiencia, la piel se ve mucho más luminosa y tersa instantáneamente, ¡es divinooo!
  • ÁCIDO GLICÓLICO: AHA. Es derivado de la caña de azúcar que ayuda a desvanecer manchas y líneas finas, a tratar poros dilatados y a regular el sebo. Generalmente, es usado en pieles mixtas u oleosas.
  • ÁCIDO SALICÍLICO: BHA. Es el que comúnmente se utiliza en pieles acnéicas o muy grasas porque ayuda a limpiar y exfoliar más en profundidad. Además, como tiene efecto antiséptico es muy eficaz para aliviar la inflamación propia del acné.
  • ÁCIDO MANDÉLICO: AHA. Se extrae de las almendras y resulta un poquito más suave que el glicólico; por eso, se lo suele elegir para pieles sensibles o secas. También, sirve para tratar el acné, las manchas y las líneas de expresión.

¿Para qué sirve el peeling?

 

Dependiendo del ácido que se use y de su concentración, el peeling ayuda a:

  1. Estimular el colágeno.
  2. Promover la firmeza.
  3. Disminuir la apariencia de arrugas y líneas de expresión.
  4. Minimizar manchas.
  5. Tratar el acné y sus marcas.
  6. Hidratar y potenciar la luminosidad.
  7. Eliminar las células muertas y renovar la capa superficial de la piel.

 

¿Cuándo conviene hacerlo?

La temporada “oficial” de peelings es en invierno. ¿Por qué? Porque con algunos ácidos se debe tener mucho cuidado con la exposición solar. De todos modos, hay ciertos peelings más suaves que pueden efectuarse en verano, sin problemas.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Se requiere un mínimo de 4 sesiones para conseguir la renovación de la capa más superficial de la piel. Pero, en algunos casos en los que hay que tratar arrugas, manchas, acné o poros muy dilatados puede llevar varias sesiones más.

¿A partir de qué edad conviene hacerlo?

No hay una edad mínima para comenzar a hacerlo. Está más relacionado con lo que se quiera tratar y con el tipo de piel; por eso, hay diferentes ácidos para suplir todas las necesidades.

¿Se puede hacer en piel sensible y/o piel seca?

Claro que sí, es sólo cuestión de elegir el ácido que más se adapte al tipo de piel y a los objetivos de cada paciente.

¿Dónde hacerlo?

Depende de los resultados que estén buscando y del tipo de peeling que convenga realizar pueden consultar con una consmetóloga o con una dermatóloga. Ésta última, tiene las herramientas para tratar la piel en mayor profundidad, complementando con otros tratamientos médicos. Los cosmetólogos realizan tratamientos cosméticos y estéticos más superficiales pero no por eso menos efectivos.
Yo me hice el peeling en Plan Belleza, un centro de estética que recomiendo porque cuenta con profesionales idóneos. Te dan mucha confianza y tienen toda la paciencia para responder las dudas e inquietudes sobre los tratamientos (no sé ustedes pero yo soy re densa y pregunto todooo jaja).

 


Bueno, ¡eso fue todo, amigas! Espero que les haya gustado pero, por sobretodo, que les haya servido 🙂 Siempre es un placer para mi compartir mis experiencias con ustedes y, así, ayudarlas a hacer elecciones más inteligentes.

Compártelo